Rueda alemana

Laura Thuns

Laura Thuns

Laura Thuns tiene 26 años y es una de las mejores especialistas del país germano en rueda alemana. También le encanta transmitir su pasión por este deporte entrenando a la nueva generación. “El cuerpo y la mente deben estar en perfecta armonía para conseguir que la rueda haga lo que quieres”, dice Laura.

Compartir video LinkedIn


¿Qué es lo que te fascina de la rueda alemana?

Cuando me puse a ver vídeos sobre la rueda alemana, lo primero que me pregunté fue si es habitual que los dedos queden atrapados bajo la rueda…

[Ríe]. Sí, al principio te ocurre unas cinco veces o así hasta que abrir las manos se convierte en un gesto automático. Pero hay que pasar por ello.

¿Es difícil de aprender?

Sí. No es un deporte para todo el mundo, pues exige un nivel de tensión corporal básico. Se ve enseguida si es apto para alguien que no está familiarizado con la rueda. Además, la mente desempeña un papel esencial en todo momento: es preciso concentrarse al máximo. En particular, resulta complicado de aprender porque el aparato se mueve, a diferencia, por ejemplo, de las barras paralelas o la barra fija.

Además, la mente desempeña un papel esencial en todo momento: es preciso concentrarse al máximo.

¿Qué es lo primero que haces al empezar? ¿Cuál es el primer paso?

En primer lugar, te sitúas junto a la rueda y observas cómo gira cuando la empujas para hacerte una idea de sus movimientos. Luego te metes dentro, como en la rueda del hámster, para comenzar a familiarizarte con la sensación y adquirir esa tensión corporal. Finalmente, colocas los pies en los apoyos y te das la vuelta boca abajo por primera vez. Por supuesto, todo el mundo quiere probarlo.

Existen tres disciplinas: línea recta, bóveda y espiral. ¿Cuál es tu favorita?

Tan solo hace cinco años que introdujimos la espiral y la bóveda en nuestro club; antes nos centrábamos únicamente en la línea recta. Esta es la disciplina estándar del club, por eso se nos da bien. Ahora también me gusta la espiral porque puedo hacerlo sola y probar cosas, si bien hace falta más fuerza y tensión corporal. En cambio, he dejado de practicar la bóveda: me lesioné hace cuatro años y ya no me atrae. Además, mi cuerpo se bloquea, mi cabeza no me permite saltar. Quizá sea algo positivo.

También eres entrenadora. ¿Hay muchas personas jóvenes interesadas en aprender?

Pues sí. Una vez al año organizamos una exhibición gimnástica. En dicha ocasión, todo el mundo puede ver la rueda alemana y muchas personas, sobre todo niñas, desean probarla. Y pueden hacerlo; si alguna demuestra talento, la invitamos al grupo.

 

¿Alguna vez observas a una alumna y piensas: “¡vaya, es mejor que yo!”?

Sí, y lo considero un éxito personal como entrenadora. Me hace feliz. No obstante, entre la gente de mi edad prefiero ir por delante en las competiciones, claro está. Hemos cambiado muchísimo y el ambiente en el club se ha vuelto mucho más profesional. Hoy, el entrenamiento es simplemente diferente. Cuando veo a una niña que hace algo fantástico, recupero la motivación y me entran ganas de lograr hacerlo yo también. Con la edad tendemos a pensar un poquito más, mientras que los jóvenes se lanzan y punto. Todavía puedo aprender de eso, de su facilidad; al fin y al cabo, nadie quiere dejar de avanzar.

Si pudieras formular un deseo para tu deporte, ¿cuál sería?

Dominar la rueda alemana implica mucho entrenamiento. Sin embargo, no se trata de una disciplina olímpica ni tiene demasiada visibilidad, así que posiblemente no haya muchos patrocinadores. Por lo tanto, ganarse la vida con ello es imposible, ¿no? ¿Cómo funciona?

Es una pasión. Por eso me gusta dedicarle tanto tiempo a la rueda. Como atleta, practico este deporte simplemente porque disfruto. El dinero no es un factor relevante.

Como atleta, practico este deporte simplemente porque disfruto. El dinero no es un factor relevante.

¿Cuál es tu motivación más recóndita?

Diferente ADN. Misma actitud.

Este eslogan sintetiza el sentido de la campaña. Hay marcas distintas con antecedentes y orígenes distintos que comparten la misma actitud en relación con los clientes, los desafíos y la calidad. ¿Y quién mejor para personificar la idea de una actitud común que atletas de varios deportes? Todos hacen cosas diferentes, pero muestran la misma voluntad de mejorar. La campaña se basa en esta analogía. ¿Quiere obtener más información al respecto? ¡Clique abajo y decubra la campaña a la campaña!

Más sobre la campaña


Obtenga más información sobre nuestras marcas