Maratón

Oliver Sebrantke

Oliver Sebrantke

Oliver Sebrantke tiene 46 años y se proclamó campeón mundial de maratón con el equipo alemán. Desde entonces, se dedica a las maratones y a las competiciones Ironman. “Es impresionante lo que puedes llegar a conseguir con una buena preparación”.

Compartir video LinkedIn


¿Qué te fascina de correr?

Cuando corres, ¿piensas en el hecho de correr?

Al principio lo hacía, sí. Por ejemplo, en la respiración: prestaba atención a cada bocanada. Ahora es diferente. Podría correr dormido. Pasados cinco minutos, a menudo me abstraigo tanto que al cabo de una hora y media me doy cuenta de que debo regresar a casa.

A mediados de noviembre, te despiertas a las 6.00 de la mañana, el termómetro exterior marca 2 grados centígrados y cae una lluvia fina… ¿Qué es lo primero que piensas?

Ya estoy temiendo otra vez la llegada del otoño… Es una estación dura. Pero correr es como cepillarse los dientes: no es divertido cada día, pero siempre te sientes mejor después de hacerlo. Evidentemente, hay días que sufro de dolor de estómago o de estrés en mi vida privada, pero incluso entonces voy a correr porque sé que siempre me siento mejor al finalizar. Con eso en mente, no cuesta tanto salir a la calle y empezar a correr. Y si la llovizna se convierte en chaparrón, no pasa nada.

Pero correr es como cepillarse los dientes: no es divertido cada día, pero siempre te sientes mejor después de hacerlo.

¿Cómo descubriste tu pasión por correr?

Una noche que salí con amigos me jacté de que podría correr una maratón, y entonces tuve que demostrarlo. Pero la pasión no surgió en aquel momento, sino unos años después, cuando lo intenté de nuevo con sensatez. Me preparé y leí libros para elegir el calzado, la técnica, los calcetines, la camiseta, las pezoneras, etcétera. Y con la preparación adecuada afronté mi segunda maratón. Aún me enorgullecía de haber completado mi primera carrera, que terminé con sangre en los pies y calambres, pero con el tiempo había olvidado el dolor. La siguiente vez tardé 35 minutos menos, pero lo mejor fue que no tuve problemas después aparte de un ligero dolor muscular muy tolerable. Entonces lo vi claro: una preparación sensata conlleva un resultado mejor.

¿Y luego la cosa fue más allá?

Sí, me planteé esta pregunta: “¿Qué puedo conseguir con una preparación aún mejor?”. Empecé a entrenar cuatro veces a la semana en vez de tres. Luego cinco, luego siete. Después vinieron el triatlón, la Ironman… Finalmente, me propuse ganar una Ironman y lo logré: fui el primero en cruzar la línea de meta al cabo de nueve horas. Entonces encontré la paz interior. Siempre se puede mejorar, pero yo quedé muy satisfecho con la victoria en la Ironman. Ahora que también combato la edad, mi objetivo es no volverme más lento.

¿No te interesan las ultramaratones?

Sí, por supuesto, y he corrido una cruzando el macizo del Harz con la dificultad añadida de la altitud. La distancia ya no me preocupa: da igual correr ocho horas que diez, sólo hay que adaptar el ritmo. Por cierto, también he atravesado Estados Unidos en bicicleta.

¿Entrenar y trabajar de lunes a viernes y participar en carreras el fin de semana, es compatible con una vida familiar normal?

Lo hago por diversión, no por obligación. Mi novia lo acepta, tal vez lo entiende. En realidad, es difícil de entender, pero al menos lo acepta, eso seguro. Pero bueno, es así con todas las aficiones: hasta quienes coleccionan sellos se encierran en su habitación un par de horas. Cuando vuelvo a casa después de correr, ya he procesado muchas cosas de mi día y eso es bueno para todos.

Has dicho que, para ti, correr es más que un deporte, es tu vida. ¿Qué planes tienes para el futuro? ¿Hasta cuándo seguirás corriendo?

Si pudieras formular un deseo para tu deporte en general, ¿cuál sería?

Que más gente lo probara. Muchas personas ni siquiera se lo llegan a plantear jamás, pero sería genial que empezaran corriendo tres kilómetros o así y continuaran si se divierten. Creo que todo el mundo es capaz de correr una maratón con una preparación gradual.

¿Por qué corres, cuál es tu motivación?

Diferente ADN. Misma actitud.

Este eslogan sintetiza el sentido de la campaña. Hay marcas distintas con antecedentes y orígenes distintos que comparten la misma actitud en relación con los clientes, los desafíos y la calidad. ¿Y quién mejor para personificar la idea de una actitud común que atletas de varios deportes? Todos hacen cosas diferentes, pero muestran la misma voluntad de mejorar. La campaña se basa en esta analogía. ¿Quiere obtener más información al respecto? ¡Clique abajo y decubra la campaña a la campaña!

Más sobre la campaña


Obtenga más información sobre nuestras marcas